sábado, 1 de octubre de 2011

Cambios

Me he dado cuenta muchas veces de que es inevitable, nos distanciamos de las personas de nuestro entorno sin querer, y ahora descubro que incluso de las que menos nos esperamos. Siempre pensé que había algunos amigos que quedan ahí, pero ¿y si no? Antes creía que tenía más amigos con los que poder contar todo lo que me quedara de juventud, pero ahora sé que me sobra mano y media para enumerarlos. 
Con esto, lo único que quiero decir es que en estas semanas de verano he aprendido que simplemente es un paso más, una etapa más en nuestras vidas, que no es malo estar solo, porque a veces, aun estando rodeados de mucha gente, nos sentimos como si no hubiera nadie cerca de nosotros. La gente cambia de manera inesperada y no podemos hacer nada para que no suceda. Creo, que simplemente hay que saber cuando dejar atrás el momento, cuando dejar de intentar que el río vuelva a su cauce, porque si no lo consigues al principio del desbordamiento, después será imparable. 
Así que no os preocupéis por las amistades que se queden por el camino, es ley de vida, más tarde os encontraréis con otras que seguirán con vosotros siempre, o no, porque vuestro mejor amigo, debéis ser vosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada