jueves, 9 de febrero de 2012

El día se vuelve gris, tras una apariencia de felicidad.

Hoy es un día de esos en los que te quedarías en la cama todo el día. Un día de esos en los que no te apetece quitarte el pijama. Un día de esos en los que todo va mal y no sabes qué hacer para remediarlo. Pero realmente nadie lo entiende. Nadie te entiende, o por lo menos tú lo sientes así. Tienes frío y te duele todo, pero no es algo físico, es ese frío de soledad. 
Sé que debería pensar alguna "lección" que exponer aquí, en esta entrada, pero no tengo ganas, y sé que vosotros tampoco tenéis ganas, porque muchos os sentís igual que yo. Y ahora es cuando pienso: joder pues levántate, no te quedes ahí, sal a la calle y pasa frío de verdad, el frío te hará saber que estás vivo y que tienes mucho que sentir. Pero sé que no me aplicaré mi propio consejo. Es el típico haz lo que yo diga pero no lo que yo haga. Ignorad mi comportamiento, pero no ignoréis mi forma de pensar, salid no seáis cobardes, porque a lo mejor si vosotros lo hacéis, puede que lo haga yo también, puede que vuestra actitud me dé las fuerzas que necesito. De todas formas, a quién quiero engañar, nadie me lee, nadie me escucha. Soy un eslabón perdido.  Besos a todos de la chica miedica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada